viernes, 27 de febrero de 2015

TRANSMUTACIÓN (Poesía)






  Sintiendo el maremoto,
que se remueve desde las entrañas,
desenterrando viejas reliquias,
hoy reaparecen  a la superficie
reconcomiendo el alma,
que va supurando su óxido.


Todo pasado, toda memoria,
que conlleve dolor,
tras ser vista
para ser regenerada,
será ofrendada al sol,
para iniciar su proceso alquímico
de liberación.


Gotita a gotita,
el sol las reabsorbe,
para transmutarlas en nueva energía.





miércoles, 25 de febrero de 2015

EL ERIZO PINCHOS (Cuento)





En un remoto paraje vivía una familia. La madre era un erizo llamada Pinchos, el hijo mayor era un lindo pavo real llamado Azulón, por el color  predominante de su lindo plumaje y el hijo pequeño era un bonito pollito al que llamaban Plumín y tenía un tacto tan suave y tanta ternura que muchos habitantes gustaban acariciarle. En cuanto al padre había fallecido hacía algunos años de una extraña enfermedad que lo fue consumiendo poco a poco.

Plumin tenía mucha ternura y cariño para compartir, pero pinchos era muy arisca, agresiva y sus pinchos no permitían el acercamiento del más pequeño, que ya lo había intentado y llevaba el cuerpecito lleno de cicatrices. Llegó un momento en el que dejó de acercarse pues el dolor que le producía el cuerpo de su madre era inaguantable. Llevaba todo su cuerpecito lleno de densas costras, porque aunque él la evitaba, ella se le acercaba, pero no para abrazarle sino para gritarle y esos voceríos le herían de la misma forma que lo hacían los pinchos, así que cada vez sus costras se hacían más duras para poder resistir tanto dolor. El cuerpecito de Plumín que había sido de un tacto muy suave se fue volviendo como una coraza y fue creciendo y cada vez se hacía con una coraza más resistente, para evitar el dolor.

Desde luego no sentía dolor, pero también sentía el peso de esa densa coraza, pero un día bañándose en unas famosas aguas termales, con propiedades medicinales, las costras se reblandecieron por la temperatura del agua y poco a poco dejaron las heridas al descubierto y en un momento dado volvieron a sangrar y el agua se tornó roja, muy roja, de un rojo vivo y limpio. Notaba que el dolor acumulado durante tantos años le iba abandonando circulando con la sangre que sus heridas desprendían, pero al mismo tiempo sentía que también la vida le abandonaba lentamente. Llegó un momento que quedó exhausto tendido boca arriba, flotando en el agua y sus ojitos desprendieron alguna lágrima antes de cerrarse poquito a poco. Flotaba sobre las aguas medicinales y parecía un cuerpo inerte, vacío, parecía que habían desahuciado la vida de allí dentro. Por allí paseaba una niña jugando con un perro y al mirar el agua le vio. Se metió en el agua y ya cerca colocó sus manos por debajo del cuerpo del pollito y lo sacó del agua. Estaba lleno de pequeños agujeritos rojizos por donde la vida se le escapaba. Secó con sumo cuidado las plumas del animalito y lo acerco a su pecho para darle calor. Luego de forma instintiva y también con mucha delicadeza fue besando cada agujerito del pollito y la niña se sorprendió que sus besos cerraban aquellas heridas y continuó besándolo amorosamente. Cuando terminó le dio un beso a su cabecita y lo colocó cerca de su corazón, con la esperanza de reanimarle. La niña se durmió y el perro que lo vio velaba por ellos. Cuando despertó vio que Plumín estaba moviendo sus patitas y que su cuerpecito empezaba a moverse. Poquito a poco abrió un ojito, como para inspeccionar y se encontró con la mirada tierna de la niña, fue entonces cuando también se decidió a abrir el otro ojito. La ternura que le ofreció había sanado todas las heridas que le causó los pinchos maternos. Su cuerpecito necesitaba de la medicinal ternura, ser acogido con calidez y proximidad y recibiendo todos estos nutrientes se produjo la milagrosa curación. Con el tiempo Plumín recuperó la suavidad de su plumaje y también su sensibilidad se liberó.




sábado, 14 de febrero de 2015

SOLTANDO (Poesía)







Deja de nombrar,
tan sólo atento,
en plena alerta
para observar.

Pronto a soltar,
  lo que has visto
 deja que parta
para liberar.

Suelta el pensar,
  afronta momento,
 que no debata,
 presto a silenciar. 



miércoles, 11 de febrero de 2015

VIVIR AHORA (Poesía)






  Nace un segundo,
de segundo a minuto,
de minuto a la hora,
día va pasando.




 ¿Presente tú estuviste?
o ¿Quizás te zambulliste?

Bien en aguas cálidas,
bien en aguas gélidas
¿Del mundo te alejaste?
 ¿Nuevamente escapaste?

Abre la puerta y entra:
la vida lleva en espera.

 Vive un segundo,
de segundo a minuto,
de minuto a la hora:
día vas viviendo.
  
Amanece nuevo día.
¡Ofrécele compañía!








LA BRUJA PIRULETA (Cuento)






La bruja Piruleta era una bruja de primera, se había graduado con la mejor nota. Su sombrero de cucurucho tenía tres estrellas de más, que las añadieron en reconocimiento a su brillantez en conjuros. Sabía como engatusar a sus víctimas y ponerlas en la olla, removiéndolas para sacar buen caldo, estaban hipnotizadas y se pensaban que estaban en una piscina.


El armamento de la bruja estaba hecho de crítica dura, falta de compasión, rechazo a los otros y catalogarlos. Una vez disminuidos de tamaño y encerrados en botes de vidrio etiquetados, los paseaba por todo el pueblo para que los enemigos e incautos esparcieran pensamientos negativos sobre ella, junto a las miserias de la víctima. Vaya! Si se esparcían, todos los habitantes cuchucheaban y creaban nubarrones negros.


La bruja se las  pintaba sola para enemistar los unos con otros, para dejar a alguna víctima arrinconada, bien atada, aislada: tan sola y triste que si no fuera por algún ángel que la rescatara, se hubiera muerto de pena.


Se la veía por el horizonte montada con su escoba rústica y su gran cucurucho, que era tan largo, como su lengua viperina.


Un día la bruja capturó a Pitufa con un cazamariposas, pues sus malas artes fracasaron, y la echó  a la olla. Pitufa empezó a sentir el calorcito del  fuego, que ya le subía por los pies y esto sonó como una voz de alarma: “tengo que salir de aquí…   como sea”. Empezó a rumiar algún que otro plan, pero todavía no veía el bueno, pero cuando vio a Piruleta preparar un nuevo conjuro, para convertir a un niño en un gusano de seda, se llenó de un frenesí  súbdito y con gran impulso por la indignación de toda la maldad de la bruja, de un salto salió de la olla y se fue directa a Piruleta. Se avalanchó sobre ella, quería ahogarla, dejarla sin sentido… pero cuando la tenía entre sus manos, gracias a la fuerza que le sobrevino, vio en sus ojos un vacío tan profundo como un pozo que no tenía fin, su corazón se enterneció y no pudo darle muerte.


Sucedió algo extraño: no sentía odio pero tampoco amor, era un sentimiento neutro, que le permitía tener el alma centrada, para hacer en cada momento lo que era más oportuno, según las instrucciones de su ángel. Ahora sólo podía seguir y sentir la voz del ángel, ninguna otra podría ya seducirle.



En aquel mismo instante Pitufa se convirtió en un instrumento celestial  que emitía una nueva fragancia que llenó el vacío del pozo y transformó los pensamientos y sentimientos de la bruja, convirtiéndola en una  hermosa musa, que sólo irradiaba belleza y bondad.   





domingo, 8 de febrero de 2015

TRAMOYA (Poesía)



  

La vida como tramoya,
  brinda mil y un escenario
  donde interpretamos
diferentes papeles.


  Si navegamos sin timón,
  arrastrados seremos
por una corriente gris.
 Nuestra obra personal
  ansía colores y matices.


Se hace necesario,
para bien aprovecharla,
observar el horizonte,
   escuchar nuestro corazón
 para  elegir el rumbo:
 destino a buen puerto.






ANGEL GUARDIÁN (Poesía)





 El alma confusa,
    en pasado hunde hoy toda vivencia.

 Ojea obtusa,
 algún miedo cunde,  demanda presencia.

El clamor del alma, llegando al cielo,
despierta un ángel.

Te manda su pluma, derrite tu hielo,
sientes que te es fiel.

AMA TU CORAZÓN,
  TE ACOMPAÑA SIEMPRE EN LA VIDA:
  TU ANGEL GUARDIAN TE TRAE LUZ.



BLANCO Y NEGRO (Poesía)






Blanco: cuando siento 
  espuma marina llevarse maleza.
  Limpia y refresca.

Negro: cuando siento 
la mente cansina, con tanta rareza,
pensar en la gresca.




jueves, 5 de febrero de 2015

ENERGÍA ROSADA (Poesía)






 Me siento protegida y amada
sumergida en energía rosada.
Me siento liviana: como en nubes.

Vivo nueva vida, puro goce.
  No hay ya choque,  tan solo roce
 con las cosas: como algodones.

No más fricción, ni ningún oponente:
 fluyo como gota en la corriente,
que lleva, también, a la demás gente.



AMARSE UNO MISMO (Poesía)







 Ámate siempre:
durante el día, durante la noche.

Ámate siempre:
en la alegría, en la tristeza.

Ámate siempre:
en el éxito, en el fracaso.

Ámate siempre:
en la virtud, en la debilidad.

Ámate siempre:
en la luz, en la oscuridad.

Siempre, siempre….
porque veniste para aprender amar,
porque amándote amarás todo lo demás.

Siempre, siempre…
 y  la  vida te abrazará y respetará,
porque ella también te amará.







lunes, 2 de febrero de 2015

DEMOLICIÓN (Poesía)






 Se derrumbaron viejos edificios,
con sus roídas estructuras.

Dejaron a la intemperie
los objetos cobijados.

Ahora visibles, que anticuados
e inadecuados parecen.

Miro el horizonte,
pero nada aprovechable
para poder reconstruirlos.

La vida anuncia
que ya no será recluida.

Proclama su libertad,
reclama mi compañía,
para adentrarse en aventuras,
para expandirse,
como le sea necesario,
para aleccionarme;
pero no quiere ataduras
que la ahoguen.

La vida toma mi mano
y me hace seguirla,
con el corazón abierto:
que dicha sentir sus latidos,
que dicha sentir el amor.

Entra y sale, se mueve,
tiene alas para ayudar
a sanar heridas sepultadas.

Al fin la vida es mi hogar,
me cuida maternalmente,
atenta a mi crecimiento.